TMR ®

2007. Centro Cultural Canal 7

1/2

Una marca registrada o trademark (abreviada con el símbolo ™ o ®), es cualquier símbolo registrado legalmente para identificar de manera exclusiva a un producto comercial o servicio.

Dicho símbolo puede ser una palabra o frase, una imagen o un diseño, y el uso del mismo para identificar a un producto o servicio sólo está permitido a la persona que ha realizado el registro de dicha marca o está autorizada por la que lo haya hecho.

Partiendo de una continua búsqueda que lo llevó a conectar el imaginario ancestral de Nuestra América con  objetos de consumo, Sergio Rosas vuelve a mixturar en su quehacer artístico formas alter-nativas. Esta vez rescata una forma típicamente renacentista como el tondo y la coloca sobre  una base que recuerda las estelas de los pueblos originarios creando un artefacto cultural  que se  ofrece como soporte parietal a reflexiones que viajan  desde su compromiso intimo con  los problemas sociales del presente  a la constitución de un pensamiento plástico que dé cuenta del mismo.
El carácter modular del objeto en tanto repetición mecánica y múltiple se juega en la totalidad de la serie como un  cuerpo colectivo cuya actitud es la de intervenir el espacio público y al mismo tiempo el espacio artístico, ignorando conceptos caducos como autoría, propiedad y singularidad de la obra.   
                                es una instalación que inaugura el recorrido de Rosas como un “stencilero, un stencilero-escultor puesto que el cambio no es radical, formalmente Sergio conserva elementos que acompañan su obra plástica: la forma totémica precolombina, los subtextos que devienen de lo ritual urbano, lo popular y lo masivo, en clave global; así como la palabra dentro del espacio plástico y  la cerámica no sólo como material sino como forma de producción. Precisamente el carácter artesanal del proceso en estos objetos de  impecable factura, da cuenta de la riqueza y la diversidad constitutiva de este colectivo  cuya epidermis refracta  la epopeya del gestualismo callejero: El volúmen se diluye en oxidaciones, reducciones, texturados, serigrafías sobrecubiertas, relieves y  estampados que devienen  materia viva, cambiante, como lo son también las paredes que hablan de ese espacio “glocal” al que remiten. El sentido orgánico de la propuesta demanda una fenomenología estética experimentada corporalmente para actualizar la experiencia “aurática” del “aquí y ahora”  pero no  como percepción detenida y estática sino como un desplazamiento que modifica permanentemente su naturaleza en la contingencia del “contexto”, en el tiempo y el espacio.
Desde la paradoja, la  ironía, el juego de opuestos, el artista se “apropia” de imágenes urbanas marginales, contestatarias, de ideologías y opiniones  compartidas con los stencileros mendocinos: …como la mano que indica detenerse y acatar el “piensa” como una señal …para  poner “toda la información bajo sospecha” …porque lo que llaman “guerra” no es otra cosa que invasiones y no precisamente de ingenuos “ratoncitos” incapacitados para conmoverse ante …las “banderas de mi corazón”, las del barrio o de las bandas que no se venden  por los …“dólares”  que compran justicia, …justicia que solo llega como ”la mejor flor” a la tumba de los más pobres como Marita Castro… y como dice la canción, así es mi flor y su rico sabor…
En la transversalidad de sus relaciones,                             responde a la sensibilidad de nuestro tiempo condensando diversas tramas de producción simbólica y evidencia la ineficacia de progresiones genealógicas lineales. A la hora de dar cuenta de fenómenos complejos,  repone la visibilidad de una agenda política abandonada, estratificada y a la intemperie que  interpela la mirada trasumante que la pueda inventar.
Azul Mendez