Atractores Extraños

2009. Cava de Arte de Bodega Familia Zuccardi 

Atractores Extraños



..."la mirada recorre las calles como páginas escritas. Pero quien observa con atención no sólo persigue las huellas palpables para encontrar la esencia de la ciudad o el territorio, sino que va detrás de las intangibles, las que son memoria, presente y futuro de ese espacio, las que son el fruto del alma inquieta de quienes lo habitan"           

                                                  ítalo Calvino



Pensar nuestro presente desde nuestro horizonte de producción conlleva a situarnos, a interpelar a nuestros sentidos y dar cuenta de ciertas interconexiones que parecen dominar esta época. Me atrajo, inicialmente, la idea del palimpsesto: esas tablillas antiguas en que se podía borrar lo escrito para volver a escribir (RAE). De manera que la propuesta programática fuera clara y acotada, pensé en una unidad modular mínima que me permitiera, ser soporte y a la vez andamiaje conceptual de la obra. Teniendo en cuenta esas sobreescrituras que permanecen en la historia privada y pública, e integran algunos de los conflictos contemporáneos que nos tocan vivir, que emergen por momentos y se sumergen luego en el olvido, pero que inevitablemente se encuentran presentes en nuestras vidas cotidianas. El paisaje urbano, como segundo eje, plantea una paradoja: la ciudad, como universo ordenador, en cuadrícula o en damero, que interrumpe el paisaje, que desafía a la naturaleza con la intención de crear un mundo más confortable donde poder relacionarnos y el hombre modificado por su entorno natural. En este sentido atractores extraños se presenta, pues, como obra en progresión porque apuesta a la no conclusividad, al carácter de obra abierta que, al tiempo que admite la posibilidad de participación del observador en la reconfiguración constante de lectura, anticipando su sentido de proceso en desmedro de la imagen de una "escritura cristalizada". Cual palimpsesto son el espectáculo de una visión del mundo contemporáneo que hace posible una pluralidad de relatos de nuestra actual situación de cotidianeidad, son una metáfora de la condición humana del comienzo del nuevo siglo y una invitación a repensar las actuales condiciones de producción y reproducción de lo humano. Si pensamos la cultura como táseles de un gran mosaico sus fragmentos disímiles constituirían una unidad plural cuya superposición, heterogeneidad, complejidad, en ocasiones contradicción, no agotan sus posibilidades, ya que pueden utilizarse en nuevas combinatorias. Su carácter muíante, en los que se revela el sentido de desenvolvimiento continuo signa las actuales manifestaciones culturales. Los trabajos desde sus materiales, técnicas y significados nos hablan de esta complejidad y contradicción que son hoy tópicos latentes.                                                                                         

   S.R.



 

1/2